Comprar local – un mínimo que todos debemos practicar

Los últimos días en Chile han sido increíblemente difíciles para todos y la situación sigue siendo extremadamente complicada, sin una resolución clara a la vista. Nadie quiere ver infraestructuras públicas como el metro destruido y supermercados y tiendas saqueadas, pero tenemos que centrarnos en las cuestiones fundamentales que han llevado a la situación actual. La sociedad finalmente ha dicho “suficiente” a las graves desigualdades sociales en un país que ha sido aclamado como una luz brillante de éxito económico y estabilidad en América Latina. Pero este éxito sólo lo disfruta una porción muy pequeña de los ciudadanos del país.

Para aquellos de ustedes que siguen nuestro blog desde otros países, es probable que los medios de comunicación sólo muestren el terrible lado de estas protestas, pero también es importante que la gente vea las increíbles y pacíficas protestas que también han tenido lugar, con miles de personas, en parques y plazas desde el norte de Chile hasta el extremo sur de la Patagonia. Familias, niños, abuelos, personas de todos los niveles socioeconómicos que se manifiestan pacíficamente por una sociedad más justa.

Pero el punto de este post no es entrar en política. En los últimos días he estado reflexionando mucho sobre el papel que cada uno de nosotros desempeña en la situación actual, y lo que es aún más importante, lo que cada uno de nosotros puede hacer al mirar al futuro y cómo reconstruir la confianza, las relaciones y la sociedad en su conjunto.

Y me hizo pensar en cuál es nuestro papel en María Pinto mientras construimos nuestra casa.

Si me hubiera preguntado al principio de nuestro proyecto quién sería nuestro principal proveedor, probablemente habría dicho Sodimac (para aquellos de ustedes en el extranjero, este es el mayor minorista de mejoramiento del hogar y construcción en Chile y América Latina). He trabajado con la gerencia de sostenibilidad en Sodimac durante muchos años y sé lo comprometidos que están con ser una empresa sostenible. Así que era natural para mí pensar que serían nuestro proveedor de elección.

Pero, al final, aunque hemos utilizado Sodimac, hemos puesto mucho más énfasis en el uso de proveedores locales de María Pinto, o del cercano pueblo de Melipilla. En algunos casos, los proveedores locales son un poco más caros que los minoristas más grandes (por razones obvias), pero el beneficio adicional de la respuesta rápida y los tiempos de entrega, hizo que valga la pena. Y al final, sé que nuestro apoyo va a una familia local, en una comunidad que es una de las más pobres de la Región Metropolitana de Chile.

Hacer compras locales ha significado que hemos llegado a conocer algunos muy buenos negocios locales, empezando con la ferretería La Paloma en Maria Pinto:

Desde el primer día siempre han respondido rápidamente a nuestras necesidades y es un placer entrar en la tienda y ser recibido con una sonrisa por todos.
O el negocio de movimiento de tierra de Claudio que empezó de cero. Don Juan (el papá de Claudio) nos ayudó a mover la piscina al principio de nuestro proyecto, e hizo mucho más este día que solo mover la tierra. En unas semanas volverá a ayudarnos a instalar la piscina en su nueva ubicación, lista para el verano. Claudio siempre ha estado muy atento a nuestras necesidades, incluso “whatsappeando” a Rodrigo a las 6 de la mañana para confirmar que había conseguido un retro para iniciar nuestras excavaciones ese mismo día. Las retros, y los buenos operadores de retros son difíciles de encontrar en el valle, por lo que su compromiso de no retrasar el inicio de nuestro proyecto fue muy apreciado.

O Victor, dueño de VHB Materiales de Construcción, que nos ha proporcionado muchos materiales incluyendo miles de tornillos (¡no tenía idea que paredes interiores utiliza tantos tornillos!) a precios que ponen a los minoristas más grandes en vergüenza. Comenzó su propio negocio de distribución después de trabajar en una ferretería y comprender los enormes desafíos logísticos en la industria de la construcción. Responde increíblemente rápido a nuestras necesidades, tiene precios decentes y cumple a tiempo, como se prometió.

Y finalmente está Don Manuel, nuestro “fletero” que nos ha ayudado a mover una gran parte de los materiales para nuestra casa, incluyendo equipos que hemos tenido que alquilar para trabajos específicos. Estuvo allí el primer día que compramos materiales para la caseta de los maestros y ha estado allí viendo nuestro progreso en el camino.

El punto que quiero hacer es que todos y cada uno de nosotros, con nuestras decisiones de compra, podemos influir y apoyar el desarrollo y el éxito de las pequeñas empresas en nuestros pueblos, ciudades o barrios. El efecto de apoyar a las pequeñas empresas locales es mucho mayor de lo que podemos imaginar. Así que piénsalo dos veces antes de comprar en una gran cadena, que no se verá tan afectada por tu compra, y trata de encontrar pequeños emprendedores o empresarios locales, que apreciarán y valorarán tu negocio.

¡Compra local!

Sé que lo seguiremos haciendo, incluso después de que terminemos de construir nuestra casa.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s