Reforestando María Pinto – planificación

“El mejor momento para plantar un árbol fue hace 20 años. El segundo mejor momento es ahora”.

Este proverbio chino ha resonado en mí, y desde que compramos nuestra parcela en María Pinto en 2018, hemos plantado una variedad de árboles – un sauce para el papá de Rodrigo que falleció hace unos años; un maitén y un quillay para nuestros bebés perdidos; un roble que mi papá pidió cuando nos visitó la última vez; otro maitén para celebrar la boda del hermano de Rodrigo, Juan Carlos y Paula, y olivos para mi mejor amiga Melissa y su papá. Me encanta caminar por la parcela y pensar en cada persona al pasar por su árbol.

Pero, desde principios de 2020 hemos estado soñando y planeando un proyecto mucho más ambicioso – plantar nuestro propio bosque nativo utilizando el método Miyawaki.

Este método de replicar los principios de la reforestación natural fue desarrollado por Akira Miyawaki, un botánico y ecologista japonés que se interesó especialmente por la forma en que las especies vegetales interactúan entre sí dentro de las comunidades. El método se basa en la elección de árboles autóctonos que se encuentran en la misma zona, la plantación intensiva de 3 a 5 plantas por metro cuadrado, la prevención de la maleza y la cobertura del suelo con una rica capa de mulch para ayudar a la biodiversidad del suelo y retener la humedad. Esto reproduce la competencia natural que se daría entre los árboles y acelera el crecimiento, ya que las plantas compiten por la luz y los recursos. El ritmo de crecimiento de los árboles usando este método es increíble, tiene que verse para creerse.

Nuestro sueño se hizo realidad este otoño, cuando por fin plasmamos nuestras ideas en papel y luego en la realidad. Este primer post se centrará en todos los detalles técnicos del proyecto. Aunque no somos en absoluto expertos en este método, hemos leído un montón de páginas web y blogs y cuentas de Instagram y hemos recibido algunos buenos consejos de algunos vecinos y otros especialistas como el vivero donde compramos la mayoría de los árboles.

Entonces, aquí compartimos un breve relato de nuestro viaje para planificar y plantar nuestro bosque de Miyawaki:

¿qué árboles podemos plantar?

El principio fundamental de este método es seleccionar las especies que se dan naturalmente en la zona específica donde uno se encuentra. La mamá de Rodrigo nos pidió si podíamos plantar un coihue o una araucaria para ella, pero lamentablemente son árboles del sur de Chile, con un clima muy diferente. En nuestro caso tuvimos que buscar especies nativas de la zona central de Chile, no tan magníficas como los gigantes de la Patagonia, pero igual de hermosas a su manera.

Otros factores que tuvimos en cuenta en la selección fueron: la tolerancia a las heladas (podemos tener 8 horas de temperaturas bajo cero por noche en invierno, llegando a 4-5 grados bajo cero en el extremo); las preferencias de sol-sombra (algunos árboles prefieren barrancos protegidos en las montañas y otros condiciones más abiertas en la ladera de la montaña o en el fondo del valle); y lo más importante, las necesidades de agua, dado el terrible escenario de sequía en Chile.  

Tuvimos la suerte de que nos asesorara una organización local llamada María Pinto Tesoro Natural. Guillermo es un estudiante de agronomía cuya familia ha vivido en María Pinto durante muchas generaciones. Lleva un registro de toda la fauna y la flora que ha visto en el valle, y compartió sus listas con nosotros para que pudiéramos hacernos una idea de las especies locales. Esto nos ayudó a identificar 20 especies de árboles y arbustos, de los que al menos el 80% Rodrigo y yo no habíamos oído hablar nunca, por lo que fue una gran fuente de información para nosotros. 

¿cuántos árboles necesitamos?

El área que planeamos para nuestro bosque es de aproximadamente 6m por 16m con un camino y 4m2 despejando el centro, lo que nos da una superficie aproximada de 90 m2.

Hemos trazado el perímetro y luego me he puesto a diseñar el bosque, basándome en la mezcla de árboles que habíamos identificado y en las cantidades que teníamos de cada uno. Las especies arbóreas más pequeñas y los arbustos (algunos de los cuales pueden alcanzar los 3 ó 4 metros) se sitúan en el exterior del bosque o a lo largo del camino y el claro. Las especies arbóreas más grandes están todas hacia el centro del bosque.

Pasé muchas horas moviendo pequeños símbolos de colores en mi mapa, pero esto fue extremadamente útil a la hora de definir dónde cavar los agujeros y qué árbol tenía que ir y donde. ¡La geógrafo que hay en mí estaba bastante contenta!

Al final, plantamos 270 árboles y arbustos en nuestro bosque.

¿Dónde encontramos tantos árboles?

Empezamos a buscar en Internet las especies que habíamos elegido. Afortunadamente, la mayoría de los viveros tienen ahora sitios web bastante buenos, gracias en parte al auge de las compras en línea en la pandemia. 

Nuestro primer consejo para quien quiera hacer este tipo de proyecto es que busque viveros especializados en árboles autóctonos. Los viveros de venta al por menor serán exorbitantemente caros, especialmente para un proyecto a gran escala.

Encontramos un par de viveros que nos enviaron sus listas de precios y me puse a hacer una hoja de cálculo comparativa en Excel. Al menos en Chile, el precio de los árboles depende del tamaño, así que presupuestamos una mezcla de arbolitos (20-30 cm) y plantas de tamaño medio (60-80 cm). Todo lo que fuera más grande se salía de nuestro presupuesto. Es importante tener en cuenta que para que un árbol autóctono llegue a un metro o más de altura significa que ha sido cuidado en el vivero durante al menos un par de años, por lo que el precio es probablemente bastante razonable si se tiene en cuenta el tiempo y la energía. 

Al final decidimos comprar la mayoría de nuestros árboles en un vivero del norte de Santiago llamado Pumahuida. Su servicio fue estupendo y Constanza contestó a mis innumerables correos electrónicos con mucha paciencia. Visitamos el vivero un sábado, lo que nos sirvió para ver las especies con las que no estábamos familiarizados, y luego el resto del proceso se hizo online con Constanza.

Alejandro, de Pumahuida, entregando nuestros 190 árboles!
Nuestro vivero temporal

Paralelamente al proceso de compra de árboles, también solicitamos el Programa de Arborización de CONAF, que Chile tiene en marcha desde hace muchos años. CONAF es la Corporación Nacional Forestal que se encarga de administrar los parques nacionales y las áreas protegidas de Chile, así como de gestionar las políticas forestales de Chile en general. Aquí en María Pinto no somos grandes admiradores de la CONAF, de hecho, hemos criticado abiertamente sus políticas a la hora de fiscalizar los monocultivos, como los paltos, en las laderas de las montañas, destruyendo la vegetación natural y consumiendo cantidades ridículas de agua. Pero este programa es un orgullo para la institución, y estamos muy contentos con los 70 árboles (8 especies diferentes) que donaron a nuestro proyecto.

70 árboles donado por CONAF

La ventaja de estos árboles era su tamaño, que habría sido impagable en un entorno comercial para nosotros. Estos árboles dieron a nuestro bosque una buena variedad en términos de altura y desarrollo del follaje.

¿Qué más necesitamos para plantar el bosque?

Aparte de los árboles, y de mucho entusiasmo para la parte de excavación de agujeros del proyecto, hay algunas otras cosas que hay que tener en cuenta.

Si, como nosotros, las condiciones del suelo no son las mejores, es importante asegurarse de dar un empujón a los árboles con un poco de abono de calidad. Desde que empezamos a plantar nuestro huerto hace dos años, siempre hemos comprado nuestro compost a Armony, que tiene más de 30 años de experiencia en la transformación de los residuos orgánicos de Santiago en compost de muy buena calidad.

En segundo lugar, hay que tener en cuenta el mantillo para cubrir el suelo del bosque. El mantillo es fantástico para controlar las malas hierbas y también para mantener la humedad en el suelo y rejuvenecer la vida del mismo. Dado que María Pinto es un valle agrícola, tuvimos la suerte de poder comprar un enorme rollo de alfalfa seca, que resultaba más económico que los tradicionales fardos de heno. 

Aquí en María Pinto tenemos una plaga de conejos. Siempre han existido, pero el problema se ha agravado considerablemente desde que las plantaciones de paltos en las laderas de las montañas han obligado a la población de conejos a bajar al valle. Las raíces de los nuevos árboles jóvenes son un jugoso regalo para los conejos, por lo que cada árbol tiene una malla de protección. La parte superior de la malla tiene pinchos para evitar que los conejos puedan estirarse y comer el follaje y afilar sus dientes en la corteza.

Rodrigo ha dedicado al menos 3 o 4 días completos a instalar toda la malla metálica. Pero de momento todo va bien para mantener a raya a los conejos.

La última inversión para nuestro bosque es el sistema de riego por goteo. Esto permitirá un riego muy eficiente, además de ahorrar MUCHO tiempo. Escribiremos un post sobre esta parte del proyecto dentro de unas semanas, cuando Rodrigo haya terminado de instalar el sistema.

Esperamos que este primer post no haya sido demasiado aburrido, y que pueda proporcionar información útil (que nos costó encontrar) a quien desee emprender un proyecto de este tipo. A continuación, lee lo bien que nos lo pasamos plantando los 270 árboles durante las últimas 5 semanas…

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s